martes, 24 de febrero de 2015

REPARTIENDO LA LNR EN LA HABANA.

video
video

Mi Hija no disfruta, ni de infancia, ni de casa.

En donde vivo actualmente tiene serios problemas de filtración y derrumbe. El baño es en las afueras de donde estoy viviendo, y cuando llueve es una odisea.

Oneida Martínez Ramos, tiene una niña que desde que nació, cogió un parásito. Esto fue en el Hospital Materno de Guanabacoa, conocido como La Fátima. Desde ese entonces presenta problemas en los riñones, retiene la orina. También presenta problemas mentales y físicos motores. Lleva 10 años solicitando vivienda.

Continúa diciendo: me he presentado en la Asamblea de Gobierno, la Dirección Municipal y Provincial de Vivienda. Consejo de Estado y hasta en Fiscalía General, pero en todos los lugares he sido peloteada. Todo es has este papel aquí o llena esta planilla allá. Lo cierto es que nadie me resuelve el problema y no sé qué hacer. Vecina de San Ignacio # 13314, municipio de Guanabacoa.

Nos dice Oneida: en este país dicen que los niños tienen preferencias y nacen para ser felices. Pero me pregunto; ¿mi niña además de no poder disfrutar de una infancia normal como otros niños, tampoco podrá contar con la comodidad de una vivienda?

Es duro para una madre tener una hija en estas condiciones y más cuando no se tiene apoyo ni pareja para la convivencia o ayuda espiritual aunque sea. Vive con lo que pueda hacer por que no recibe ayuda del gobierno. Y molesta nos comenta que lo peor de todo es que su hijita esta en esas condiciones por culpa del gobierno que es el responsable de la enfermedad de su hija.




Por: Dunia López Perdomo
perdomo1806@gmail.com



Casos ocultos en prisiones.

Salió de la base naval de Guantánamo y en el campo minado de Cuba perdió los dos brazos.

Estoy preso en el Combinado del Este desde el año 2000 y nunca me han dado la atención que llevo por mi condición de impedido. Así nos comenta Daniel Rafael Fernández Rodríguez. Tengo dada una puñalada en el abdomen, la cual recibí estando aquí.

He sido valorado por varias comisiones médicas, pero ninguna emite documento alguno con orden de mejor tratamiento. Soy epiléptico y asmático, además de tomar 27 medicamentos. En ocasiones tengo necesidad de un médico y me lo niegan y a las cansadas es que me atienden. Cualquier día será tarde y para ese entonces ya no estaré.

Para comer utiliza una cuchara que le inventaron. Esta está sujeta a una base de aluminio, que se le introduce en lo que le queda de brazo. Lo mismo pasa con el cepillo de dientes y para peinarse el cabello. Sin contar que además con la falta de higiene se le dificulta aún más la vida dentro de la prisión.

Nos comenta también que el abuso físico y verbal existente en el Combinado es constante. Tratan a los presos como si fuera animales. A diario ocurren accidentes de reos muertos, tanto por la falta de higiene, cuestiones de salud o golpizas provocadas por los presos o por los agentes que supuestamente se encargan del orden dentro del mismo.


Por: Adonis Salgado Pérez.
salgado2806@gmail.com

La calle es para la basura o los carros.

Se dificulta el paso de vehículos en la vía pública, producto a basureros que ocupan la mitad de las calles.

No hablaremos de la basura pues ya estamos cansados de lo mismo. Responsabilizar también a Viales por permitir todo esto en las vías públicas. En la esquina de calle 13 y D sucede esto, en D esquina 10 también. Todas estas direcciones en Lawton, municipio 10 de Octubre.

En frente a la esquina de D y 10, se ubica una farmacia y a menos de 20 mts una posta médica. Los trabajadores de salud se han quejado y nada se resuelve al respecto. Se imposibilita el paso del transporte en la vía, pues la basura ocupa la mitad de la calle. En otras ocupan las aceras por donde deben pasar los peatones.

Comunales esporádicamente hace su trabajo, pero recoge la del contenedor con los carros recolectores. El resto de la basura se queda tirada en el lugar, hasta sabrá Dios cuando vuelven. Varios vecinos se han quejado por las moscas, mosquitos y roedores. A estos últimos se les ve yendo para las casas. Con ellos arrastran bacterias y miles de enfermedades que las pueden trasmitir.

Comenta Julio Pérez vecino del lugar: la culpa no es solo de Comunales sino de Viales. Le cobran a los choferes por el uso de sus calles y no le exige a comunales por dejarle toda esa fetidez en medio de sus vías. Y que este mismo organismo le ha acabado con las calles y las aceras cuando recogen con carros palas la basura.

Nos siguió comentando: con todos estos problemas dicen que somos nosotros los que tenemos que dar una solución y no permitir que arrojen el desecho para la vía pública. Pero si no hay donde echarlo la tiran donde quiera. A veces se pasa más de 10 días y no la recogen. Todo ese desecho va ocupando un lugar en la calle, lo que impide el paso y no se sabe en algún momento si viene un carro o un contenedor de basura por la vía.


Por: Adonis Salgado Pérez.
salgado2806@gmail.com

Donde esta mi hijo.

En el año 80 Silvio y Sergio, hijos de Artemia Aguila Ramos desviaron una lancha por Matanzas con el objetivo de abandonar el país y llegar a los Estados Unidos. Silvio fue condenado a 30 años contaba con 18 años de edad. De Sergio que tenía 19 años le dijeron en Villa Marista que este no aparecía su condición era desaparecido.

Cuando la madre visitó a Silvio en la cárcel. Este le comentó como habían sido los hechos en ese momento. Había varias embarcaciones impidiendo la continuidad del curso de ellos. Un barco logró envestirlos, el cual partió en dos la lancha. Varias personas de diferentes edades cayeron al agua incluyendo su hijo Sergio.

Silvio iba a rescatar a un niño de 8 años cuando fue reconocido como una de los asaltantes. Las autoridades lo recogieron dejando al niño en el mar. En el incidente fallecieron 23 personas, entre ellas niños y su hijo Sergio.

Continua la madre - Cuando iba a visitarlo a la Cabaña que era donde estaba preso, me decían que ahí no estaba que se encontraba en la prisión del Combinado y ahí que en Guanajay. Un día me encuentro con la madre de otro preso, que estaba con mi hijo en la Cabaña y esta me comenta que Silvio se había quedado esperando por mí el día de la visita. Pero todo esto después de ver recorrido estas prisiones antes mencionadas.

Silvio fue condenado a 30 años, pero luego por huelgas de hambre que realizó y otras acciones motivadas por el maltrato recibido en prisión fue condenado a 6 años más. Tuvo una represión carcelaria muy grande.

Cuando Silvio llevaba 11 años de cárcel, fue deportado a España como preso político y hasta el día de hoy su hermano Sergio continua desaparecido.


Por: Dunia López Perdomo
perdomo1806@gmail.com